Ballena jorobada

Foto de Dmitry Mozzherin vía EOL

(Megaptera novaeangliae)

 

Familia: Balaenopteridae
Suborden: Mysticeti (Ballenas con barbas)

Descripción

La ballena jorobada es el único cetáceo del Género Megaptera dentro de la Familia Balaenopteridae. Megaptera significa “ala grande” que es una referencia a las muy largas aletas pectorales de la jorobada. Las aletas pectorales que parecen alas son blancas con manchas y comprenden un tercero del tamaño total de la jorobada (4-5 metros ó 13-16 pies). El cuerpo es gris oscuro o negro en el superficie dorsal y más claro por debajo. Las hembras tienen un tamaño promedio de 16 metros (53 pies) mientras los machos tienen un promedio más bajo de 15 metros (50 pies). El cuerpo de la ballena es gordo, especialmente en la región del pecho, mientras la sección cerca de la cola tiene un diámetro más pequeño.

La cabeza es delgada y plana, con 12-35 surcos en el área de la garganta. Los surcos pueden alcanzar hasta 70 centímetros (28 pulgadas) de largo y son negros o gris oscuro. La aleta dorsal se encuentra como a dos terceras partes del cuerpo. Algunas ballenas pueden tener aletas en forma triangular o de gancho. Usualmente se encuentra una joroba pequeña frente de la aleta que se nota bien cuando la ballena se dobla para sumergirse. Siempre se distingue la jorobada por sus saltos fuera del agua. Esta ballena puede saltar completamente fuera del agua y girar parcialmente mientras cae con un sonido fuerte, o hace revoluciones en la superficie y le da golpes al agua con la cola o las aletas. A veces esta especie levanta una aleta en el aire mientras descansa.

Información Biológica

Esta ballena de tamaño mediano tiene 270-440 barbas en cada mandíbula. Ballenas en el hemisferio norte usan las barbas para recoger comida como krill, peces pequeños, crustáceos, salmón, algunos cefalópodos y moluscos. La dieta de las ballenas del hemisferio sur es casi exclusivamente krill.

En el hemisferio norte las jorobadas forman manadas grandes cuando migran entre los campos de alimentación y reproductivos. La época de reproducción ocurre desde diciembre hasta marzo cuando la hembra y su cría usualmente viajan con uno o más machos. Madurez sexual en los machos ocurre a los 7-12 años de edad y en las hembras a los 4-9 años de edad. El período de gestación es de 1012 meses. Una sola cría amamanta por como un año. Las hembras maduras sexualmente paren un promedio de cada dos o tres años.

Las jorobadas pueden ser identificadas individualmente por su color único con diseños de negro y blanco debajo de la cola. Las destrezas impresionantes de comunicación de la jorobada en forma de una canción, con exhibiciones de comportamiento conspicuas durante la época de reproducción, hacen esta ballena atractiva para los humanos. Los machos cantan con una serie de frases (i.e., gemidos, gritos, gruñidos, chirridos y ronquidos), repetidas en secuencia por intervalos de 30 minutos o más, que varía de año en año y podrán ser identificado en cada grupo por muchos años. Los científicos creen que grupos diferentes de ballenas tienen dialectos regionales. La edad máxima está estimada en 61 años para las hembras y 57 años para los machos.
Distribución

La jorobada se encuentra en todos los océanos, desde el ártico al antártico, muchas veces viviendo cerca de las placas continentales y alrededor de algunas islas. Hay dos poblaciones geográficas; una en el hemisferio norte y la otra en el hemisferio sur, que probablemente nunca se juntan. Migraciones estaciónales son comunes para esta especie que viaja de aguas frías hasta aguas tibias sin cruzar el ecuador.

Las ballenas en el hemisferio norte forman grupos pequeños mientras se alimentan en las aguas frías del norte durante la primavera. Durante verano y otoño las ballenas viajan a sus lugares de invierno para reproducirse y parir en las aguas tibias y tropicales del sur. El hábitat de invierno son las aguas tibias donde la temperatura alcanza 28 grados centígrados. Estos hábitats usualmente están asociados con aguas profundas cerca de las costas. Las madres con cría usan canales de agua profunda para proveer una ruta de escape de los depredadores como las ballenas asesinas y los tiburones.

Se puede observar las jorobadas durante los meses de invierno por el noroeste de Puerto Rico El área de Rincón a Aguadilla, y las aguas profundas del Canal de Mona proveen un buen refugio y hábitat para las madres, crías y los machos reproductivos. La población del mundo está estimada entre 8,000 y 25,000 individuos.

Amenazas

La caza comercial de las jorobadas es el factor primario para la disminución de la especie. La tendencia de las jorobadas a formar grupos grandes mientras están alimentándose y apareándose las ha hecho un blanco fácil para los barcos de cacería. En 1960-1962 la caza comercial estaba en su pico y más de 67,000 ballenas fueron cazadas.

La amenazas adicionales a las ballenas son colisiones con barcos, enredo en quipo de pesca, degradación del hábitat (ej., derrames de aceite, pesticidas etc.), degradación de fuentes de alimentos causada por contaminantes, calentamiento global y la reanudación de la caza comercial.

Las amenazas naturales a la jorobada son depredación por ballenas asesinas, varamientos en la playa, parásitos, varamiento en hielo polar y heridas sufridas por los machos durante la época de reproducción.

Medidas de Conservación

La ballena jorobada y las otras ballenas han estado protegidas de la caza comercial desde 1966. La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas y en Peligro de Extinción prohíbe la compra y venta internacional de esta especie, excepto para investigaciones científicas. El Santuario Internacional del Océano Indico declaró todo el Océano Indico como un santuario para esta especie en 1979.

El 2 de junio de 1970, la jorobada fue designada como “en peligro de extinción” e incluida en la lista federal de especies en peligro de extinción. Matar, dañar, molestar, atrapar, comprar o vender una jorobada, así como partes o productos derivados de ellas, son violaciones de la ley federal de Especies en Peligro de Extinción de 1973 y pueden conllevar una multa de $50,000 y/o un año de prisión.

Esta información es adaptada de una hoja informativa publicada por el Fish and Wildlife Service.